HISTORIA
 

HISTORIA DE LA CONFITERÍA GARROTE

En 1956 nuestro padre Victorino Garrote Sanz crea la CONFITERÍA  V. GARROTE, junto con nuestra madre Rufina San Martín. Desde entonces emprende esta nueva actividad sin dejar de ser maestro panadero, elaborando los dulces típicos de la zona  junto con el Mantecado de Portillo.
En 1970 se abren camino elaborando pasteles, tartas y repostería. Tareas artesanas y totalmente manuales hasta que con el paso del tiempo se va modernizando el trabajo incorporando máquinas como batidora, amasadora y extendedora, aunque se mantiene un toque tradicional cociendo en horno de leña.
Al igual sucedía con el reparto, que se hacía basado en venta directa ofreciendo casa por casa los dulces en Valladolid. Tarea que es facilitada con la incorporación del  vehículo y en la actualidad con furgoneta isotérmica, sobre pedido.
Nosotros, Julio y Carlos Garrote, se incorpora en 1991 y en 2016 tras la jubilación de Julio, vuelve a coger las riendas Carlos como responsable de la Confitería Garrote.

El oficio ha pasado de padres a hijos. Desde entonces hasta la actualidad hemos seguido trabajando artesanalmente cara al público, ofreciendo calidad y garantía de nuestros dulces. Siendo nuestras manos, la principal herramienta en la labor diaria de fabricación.

 

BREVE HISTORIA DE LOS DULCES Y EL MANTECADO DE PORTILLO

Hay indicios desde la Edad Media, en la Edad Moderna se encuentran más documentos de su historia y en la Edad Contemporánea (en nuestros días) es cuando hay más esplendor y expansión del Mantecado de Portillo.
En el año 1499 en el libro de actas del Ayuntamiento de Valladolid ya nombra “un pastelero de la Villa de Portillo”. Hacia el año 1750, Valladolid y sus alrededores eran la principal zona cerealista de Castilla y León (uno de los ingredientes más importante de el Mantecado de Portillo) y en el año 1800, época del máximo esplendor del Mantecado de Portillo, por ser dulce que no faltaba en cualquier evento.
A partir del 1900 se recrea nuestro típico Mantecado de Portillo, en muchos escritos, innumerables leyendas y libros, sobre fiestas y costumbres de esa época en la que se consumía el Mantecado.
Desde el año 1960 hasta hoy, el Mantecado de Portillo es reconocido en casi todos los rincones de nuestro país. También ha viajado a Filipinas, Australia, las dos Américas y gran parte de Europa.
Es el producto estrella de la confitería de Portillo, típico y tradicional.
Su producción es limitada por tener una elaboración muy minuciosa, van tres veces al horno ( un cocido y dos secados en baño blanco glaseado ) y sus ingredientes son de lo más natural, como son: manteca de cerdo, azúcar, harina, huevo, canela y aguardiente (o vino). Tiene forma ovalada y una textura laminada, bañados por los cuatro costados.

 

Carlos Garrote San Martín, Confitero artesano

 

Recibimos visitas de excursiones y colegios con reserva anticipada, precio por persona 1,50 € incluido degustacion y una bolsita con tres dulces tipicos.

( Entrada a galeria de excursiones )